Recomendaciones para crear un buen ambiente laboral

Son muchas las variables que hacen posible el éxito empresarial: una cartera de productos y servicios con valor añadido —y a un precio competitivo—, una buena reputación corporativa, capacidad de adaptación a las demandas cambiantes de los consumidores, una economía saneada… A esta lista habría que sumar tanto los recursos humanos como las relaciones que se establecen entre los colaboradores. De ahí que haya que tener muy en cuenta las recomendaciones para crear un buen ambiente laboral.

El talento es cada vez más difícil de encontrar, y aún más de mantener. Los motivos son claros: en la actualidad, los empleados y empleadas no solo valoran el horario, la ubicación y el lugar de trabajo, sino también las posibilidades de autorrealización, aprendizaje y crecimiento profesional. Algo que solo se puede conseguir velando por un buen entorno laboral. Esta tarea que recae fundamentalmente en los mandos intermedios y, en última instancia, en los directivos, quienes deben estar atentos no solo al desempeño de sus subordinados, sino también a su situación emocional.

Pese a que llevar a cabo esta tarea exige tiempo y recursos, las consecuencias de obviarla pueden tener un coste aún mayor, tanto desde el punto de vista profesional como económico. Además de una caída de la productividad, incluso por parte de los trabajadores más implicados y motivados, también puede darse el llamado absentismo presencial, debido a la falta de concentración; la desmotivación de los profesionales y una dilatación de los tiempos dedicados a completar los proyectos asignados. La calidad también puede verse comprometida, y puede suceder lo mismo con los plazos de entrega. Igualmente, es posible que el trabajador cada vez se desentienda de más responsabilidades, o que llegue a renunciar al puesto.

Las cifras no engañan: según diversos estudios recientes, un empleado motivado y que se siente valorado rinde entre un 65% y un 80% más que otro que no está a gusto en la empresa.

Por otro lado, hay que subrayar que cualquier compañía tiene potencial suficiente para convertirse en un entorno de trabajo ideal, independientemente de cuál sea su tamaño, su ubicación o su sector actividad. La buena noticia es que las relaciones basadas en la confianza se pueden enseñar e integrar en cualquier cultura de empresa.

Para lograr el bienestar del que los trabajadores precisan, y que tan necesario resulta, aquí tienes nuestras cuatro recomendaciones para crear un buen ambiente laboral. ¡Toma nota de los factores que has de vigilar!

Potenciar la credibilidad y la confianza en el equipo

Tanto en lo que respecta a la relación entre los trabajadores como en la relación entre estos con sus superiores, la confianza debe estar siempre presente. Esto es lo que hace posible que un jefe delegue nuevas responsabilidades de forma eficaz o que pueda aplicar estrategias propias de la llamada inteligencia emocional. Cuando hay confianza, se multiplican las posibilidades de que un trabajador esté comprometido con la empresa y de que aporte ideas de mejora de forma proactiva. Asimismo, si los líderes confían en sus subordinados, la empresa ganará en flexibilidad laboral, lo que contribuirá a la conciliación de la vida laboral y personal.

Reconocer el trabajo bien hecho

El reconocimiento del trabajo bien hecho es un elemento clave para crear un ambiente de laboral óptimo. Si un colaborador se siente reconocido y respaldado por su aportación, no solo mantendrá un alto nivel de motivación en su desempeño diario, sino que estará más abierto a aportar ideas innovadoras que pueden mejorar el funcionamiento de la compañía. Si bien el trabajador debe recibir este feedback positivo verbalmente, también es importante que se refleje en otros ámbitos, ya sea en un incremento de la retribución o en lo que se conoce como el salario no emocional: permisos extras pagados, formación a cargo de la empresa, etc.

Ecuanimidad en el trato

Independientemente de cuáles sean sus circunstancias personales —edad, estado civil, situación familiar, estado de salud, historial de bajas laborales justificadas, etc.—, todos los trabajadores deben recibir un trato justo y ecuánime. A pesar de que la remuneración desempeña un papel importante en el desarrollo profesional, no hay que perder de vista que gestionar la empresa sin favoritismos también ayuda a mejorar la productividad. Hay dos reglas de oro para ello: la distribución de incentivos de forma equitativa y establecer mecanismos para que los procesos de selección y los ascensos sean objetivos e imparciales.

Insistimos: un empleado que se siente bien en la empresa estará mucho más motivo, trabajará con más autonomía y será más eficiente.

Por otro lado, y a pesar de que esto puede parecer obvio, el respeto a las ideas y valores de cada empleado es el primer paso para consolidar un ambiente de trabajo óptimo.

Favorecer la participación y las relaciones interpersonales

El trabajo en equipo debe ser la piedra angular para cualquier tipo de negocio. Por eso, no solo es importante favorecer que se compartan las ideas y el conocimiento, sino también que los colaboradores de la empresa se comuniquen entre ellos de forma efectiva. Aunque no existen fórmulas infalibles para lograrlo, hay algunas estrategias que suelen funcionar, como las actividades de team bulding, las dinámicas de grupo que favorecen la participación, etc.

Desde nuestra experiencia como fabricantes de pantallas LED, podemos asegurar que la utilización de pantallas LED de interior son una herramienta útil para las acciones de comunicación interna. Mediante su uso, se pueden transmitir información y mensajes que deben ser de conocimiento común. También son un buen soporte para la emisión de noticias del sector y vídeos corporativos. Asimismo, si se instalan en las áreas de descanso, pueden convertirse en un medio de difusión útil de contenidos más bien lúdicos: por ejemplo, vídeos que plantean una pregunta al espectador, infografías, felicitaciones a la plantilla en fechas señaladas, como las navidades o las vacaciones de verano, etc.

Estas son nuestras recomendaciones para crear un buen ambiente de trabajo (y las que mejor nos han funcionado, ya que llevamos aplicándolas desde el nacimiento de Visual Led, en 2003, y seguimos creciendo). Si tienes más preguntas y quieres conocer cómo utilizar una pantalla LED de interior para favorecer la comunicación interna en tu empresa, no dudes en contactar con nosotros sin compromiso, llamando al (+34) 977 271 074; escribiéndonos un correo electrónico a comercial@visualled.com o completando nuestro formulario. Nuestro equipo te atenderá encantado y te aconsejará de forma profesional y honesta.

Artículos Relacionados