¿Qué son las smartcities?

Aunque el concepto de smartcity dista de ser nuevo —parece increíble, pero lo cierto es que nació en la década de 1980—, la idea que se tiene de él a veces es difusa o errónea, debido en parte a la influencia de la literatura y el cine (Tiempos modernos y Minority Report son solo dos ejemplos de películas que lo reflejan desde una óptica futurista). Pero ¿qué son las smartcities en realidad? Y lo más importante: ¿cómo pueden contribuir a que la vida de los ciudadanos sea más fácil?

Hoy por hoy, ciudades como Tokio, Londres, Nueva York, Zúrich o París están transformando sus calles para convertirse en ciudades inteligentes. Ahora bien, no son las únicas: después de leer este artículo, es probable que identifiques situaciones como las descritas en tu lugar de residencia. Veamos, pues, qué es una smartcity.

¿Por qué surgen las smartcities?

El crecimiento demográfico en las grandes ciudades, con casos tan evidentes como Ciudad de México, Tokio o Shanghái, ha empujado a las administraciones a adoptar estrategias para preservar y optimizar sus recursos y su organización. Las cifras hablan por sí solas: en 2018, según los datos de la ONU, el 55% de la población mundial vivía en ciudades, porcentaje que se elevará hasta el 70% en 2050, de acuerdo con el estudio Cities in Motion. En el caso de España, casi el 80% de sus habitantes reside en núcleos urbanos.

Esta tendencia no solo habla de mayores densidades de población a corto y medio plazo, sino de problemas ambientales: pese a ocupar el 2% de la superficie terrestre, las ciudades son las responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero. De ahí que este escenario sea un desafío social, político y ambiental.

¿Y qué son las smartcities? Explicado de forma muy resumida, una smart city o ciudad inteligente es toda aquella ciudad capaz de emplear las tecnologías de la información y comunicación (TIC) con el propósito de crear mejores infraestructuras para la ciudadanía. Esto afecta al transporte público, el ahorro energético, la sostenibilidad medioambiental o una gestión más eficiente en toda su magnitud. Para ello, las ciudades inteligentes ponen el foco en el trabajo colaborativo, la competitividad, la creatividad, la planificación, la eficiencia, el crecimiento sostenible y las inversiones en i+D+i.

Se trata, en definitiva, de diseñar ciudades más eficientes mediante las nuevas tecnologías y la innovación. Así, las smartcities logran dotar a los ciudadanos de herramientas que aporten valor a la ciudad.

Los pioneros en este ámbito son algunas de las grandes megalópolis de Asia, como Hong-Kong o Singapur. Desde 1980, las tecnologías y servicios avanzados han sido una constante en Singapur, una ciudad atrevida y futurista. Esto se ilustra a la perfección con el proyecto Supertrees (‘Superárboles’), consistente en la implantación en toda la ciudad de árboles artificiales de 50 m de altura y equipados con sensores de temperatura. Sus funciones son múltiples, e incluyen desde la función de emitir luz hasta recoger agua de lluvia.

Otros países asiáticos que también están aprovechando este fenómeno son Corea del Sur y los Emiratos Árabes. En el primer caso, destaca el ejemplo de Songdo, un área diseñada desde cero y es uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años. Sus edificios están construidos de acuerdo con los más altos estándares de calidad ambiental. Sus carreteras y edificios tienen sensores y sistemas diseñados para medir, organizar el tráfico y anticipar y ajustar el consumo de energía.

En Europa, sus ciudades se han decantado por basar sus desarrollos tecnológicos en sus especificidades culturales y territoriales. Barcelona, ​​por ejemplo, se equiparon 1.100 farolas con luces de LED en 2014 para reducir el consumo de energía. También se instalaron sensores cerca de sus postes de luz para detectar la proximidad de los peatones. Cuando las calles están vacías, el brillo se reduce para ahorrar en electricidad. Estas instalaciones permitieron reducir el consumo de energía del alumbrado público en un 30%, en relación con las farolas convencionales.

 

Características de las smartcities

Para alcanzar el rango de smart city, la información debe estar al servicio de la ciudadanía. Su gestión ha de basarse en principios participativos y transparencia, dando respuesta a las expectativas e intereses de las personas. Por lo tanto, no ha de ser un medio intrusivo ni enfocado a controlar la privacidad, como está ocurriendo en algunas ciudades de China con la instalación de dispositivos de reconocimiento facial.

Para ser una ciudad inteligente, la ciudad ha de gestionar los datos que afectan a todos los ciudadanos para mejorar su calidad de vida. En este sentido, París ha lanzado un proyecto experimental para medir la contaminación de viajes, aire y ruido en la plaza de la Nation. Estos datos son visibles en una plataforma de información en abierto sobre la ciudad.

También es importante prevenir y anticiparse a posibles problemas. De ahí que las autoridades puedan adoptar medidas para la prevención de accidentes de tráfico o atascos en las calles y avenidas principales: instalando pantallas de señalización sobre la afluencia de vehículos, indicando las zonas de máxima peligrosidad al volante, etc. No hay que perder de vista que los pilares de cualquier urbe son la economía, la movilidad, el entorno, sus habitantes, su forma de vida y su organización.

La idea es desarrollar medios y soluciones capaces de satisfacer las necesidades de la población mientras se preservan los recursos y el medio ambiente, entre otros aspectos. El análisis y la mejora de los datos ofrece a las ciudades la posibilidad de gestionar con precisión sus palancas económicas y ambientales y la vida de la ciudadanía son aspectos básicos. Por lo tanto, la gestión inteligente se basa en la capacidad de conectar estas palancas entre sí.

Pantallas LED para smartcities

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que los paneles LED y las pantallas LED para smartcity se estén convirtiendo en un elemento cada vez más visible en el centro de muchas ciudades, ya que aportan información útil a los ciudadanos de forma dinámica e impactante. De ahí que la cartelería tradicional, en formato impreso o en vinilos, esté siendo reemplazada por pantallas digitales LED.

Desde 2003, en Visual Led, somos expertos en pantallas LED para smartcities y damos servicios en más de 30 países. Si quieres obtener más información acerca de estas pantallas, llámanos al (+34) 977 271 074, mándanos un e-mail a comercial@visualled.com o rellena nuestro formulario de contacto. Estaremos encantados de atenderte y orientarte.

Artículos Relacionados