Comprar pantallas LED en China: ¿es una buena idea?

Hace décadas que China se convirtió en la fábrica del mundo. Tanto, que incluso ya ha dejado de serlo en sentido estricto, ya que el gigante asiático lleva tiempo deslocalizando su producción en regiones donde la mano de obra es más económica, como el Sudeste Asiático o África subsahariana. En cualquier caso, cada vez son más las empresas que se plantean importar determinados artículos de este país: por ejemplo, comprar pantallas LED en China. No obstante, antes de dar el paso, cabe preguntarse si esta es la mejor opción.
A priori, para el empresario europeo, la idea de mirar hacia Asia Oriental puede parecer atractiva: no solo por sus precios competitivos —de hecho, trasladar los procesos productivos a China es algo obligado para garantizar la rentabilidad de las empresas—, sino también por la posibilidad de contratar diferentes calidades, en función del presupuesto disponible.
Ahora bien: para adquirir una pantalla LED de interior o de exterior en China, hay que ser consciente de varios aspectos que algunas compañías no valoran, ya que se fijan únicamente en el coste de adquisición. A continuación, resumimos los más delicados, y a los que conviene prestar una atención especial.

Asistencia comercial y técnica a cargo de la misma persona

Aunque es indispensable que el equipo de ventas posea un amplio conocimiento del producto y de sus características, esta figura no debería sustituir en ningún caso a la de los técnicos especializados en pantallas LED. Para un servicio óptimo, es necesario que ambos perfiles acompañen y respalden al cliente en el proceso de compra, ya que la atención postventa y el mantenimiento recaerán en el departamento técnico. Todo ello sin pasar por alto otro inconveniente: si desaparece el vendedor, también lo hacen la asistencia y la garantía.
En China, es habitual que los roles dentro de la empresa no estén correctamente delimitados. Y aun cuando sí existe esta diferenciación, la barrera idiomática puede hacer que la interacción se realice a través de una sola persona. Incluso, es bastante frecuente que la comunicación se canalice a través de un intermediario o un agente, que no será quien se ocupe específicamente del proceso de fabricación de la pantalla LED.

Una comunicación menos fluida durante el proceso de fabricación

Además de las diferencias idiomáticas, el coste de las llamadas telefónicas intercontinentales también limita y condiciona la comunicación entre el cliente y el productor por lo que respecta a la fabricación de la pantalla LED. Así, algo tan sencillo como una mera aclaración ante una duda puede dilatarse en el tiempo considerablemente. En este sentido, la diferencia horaria con el gigante asiático, que puede ser de entre 6 y 7 horas en el caso de España, supone una dificultad añadida.
En cambio, adquiriendo una pantalla a un distribuidor cercano, como Visual Led, tendrás la tranquilidad de que la conversación y la atención serán constantes y fluidas.

Pantallas LED sin manual de instrucciones, o bien con información escueta o mal traducida

Montar y configurar una pantalla LED gigante o un panel LED no tiene por qué ser complicado. Es más: puede llegar a ser un proceso extremadamente simple. Esta es precisamente una de las premisas de Visual Led, ya que nuestras pantallas LED son automontables y han sido diseñadas para que las pueda ensamblar y programar el propio cliente, ya sea solo o con ayuda de una segunda persona, sin necesidad de conocimientos técnicos. Asimismo, también ofrecemos formación online para que el comprador pueda generar sus propios contenidos multimedia con resultados profesionales.
De todos modos, esto cambia —para mal— cuando la documentación que acompaña a la pantalla LED recién adquirida es inexistente o insuficiente, o bien presenta problemas de traducción. Cuando esto ocurre, el comprador puede sentirse muy solo durante el montaje y el proceso de configuración de la pantalla LED.

La garantía de reparación de las pantallas LED se ofrece a miles de kilómetros

Casi 9.000 km: esa es la distancia existente entre Madrid y Beijing, la capital de China. No obstante, al espacio geográfico hay que sumar la que tiene que ver con la legislación y la normativa que protege al consumidor y sus compras. ¿El resultado? Grandes desembolsos en concepto de envío de las piezas y componentes dañados y altos tiempos de devolución. Un escenario que ninguna empresa que aspira a ser competitiva puede permitirse.
Contratando las pantallas o los rótulos o letreros luminosos LED en una empresa cercana, tendrás siempre el mejor respaldo técnico en caso de incidencia.

El comprador debe asumir las tasas y la regulación legal que marca la Unión Europea

Los productores chinos están exentos del pago de las tasas, impuestos y pagos de aduana o aranceles, que recen en el comprador. De ahí que, aunque el precio base de las pantallas LED pueda parecer competitivo, lo cierto es que el monto final distará de serlo.
Si quieres conocer de forma aproximada cuánto cuesta una pantalla LED ajustada a tus características, puedes utilizar nuestra calculadora de precios de pantallas LED, con la que obtendrás  un presupuesto aproximado al instante.

A veces se exige la contratación de un pedido mínimo (de más de una pantalla LED)

Otro de los problemas de compras pantallas LED en China tiene que ver con las características del pedido. Debido a las dificultades de importación, los proveedores chinos suelen exigir pedidos mínimos de un volumen considerable. Por lo general, un contenedor de carga suele ser el pedido mínimo.

Sin stock de los materiales vendidos

En algunos casos, los fabricantes chinos no disponen de stocks de las piezas de sustitución o de los materiales vendidos, por lo que solo podrán reparar los artículos suministrados. Por eso, el vendedor tiene la obligación de enviar las piezas a China para su reparación. Una solución forzosa que es sinónimo de elevados costes y largos períodos de espera, algo que puede incidir negativamente en la actividad comercial del cliente de pantallas, carteles o vallas publicitarias de LED.

Hasta aquí nuestro resumen de los factores que has de tener en cuenta a la hora de adquirir una pantalla LED en China. Si quieres ampliar esta información o aclarar tus dudas, ponte en contacto con Visual Led: nuestros expertos estarán encantados de orientarte y asesorarte.

Artículos Relacionados